Archivo de la etiqueta: Tecnología

Kimmi: la elasticidad del respaldo

kimmi verges

Kimmi se proyecta para resguardar el cuerpo de una manera natural, flexible y confortable; su diseño quiere potenciar las cualidades del material para conseguir una óptima relación entre cuerpo y silla. Las uniones entre el asiento y el respaldo están situadas en sus laterales inclinados: así se reduce la superficie de contacto y la zona de flexión del material con lo que se consigue un notable aumento de la elasticidad del propio respaldo, que acompaña mejor los movimientos del cuerpo y resta rigidez a la sentada. Produce Vergés Selection y el diseñador de la colección es Roger Vancells,  del estudio barcelonés Nuklee.

kimmi verges

¿Quieres compartir?Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Entrañables dinosaurios de la computación

the-imitation-game_VHfvrB

En el filme The imitation game, Alan Turing (Benedict Cumberbacht) lograba descifrar la codificadora nazi de la máquina Enigma aplicando sus conocimientos matemáticos a un embrión de computadora.

La necesidad de romper los mensajes codificados del ejército nazi impulsó de forma imprevista el nacimiento de la informática de la mano de Alan Turing. Las grandes computadoras pronto se mostraron dispuestas a colaborar con las empresas e impusieron su presencia apabullante en las oficinas hasta que aparecieron los ordenadores personales.  Una historia apasionante que no duró más allá de tres décadas.

En la década de los 80 la penetración de IBM en el mundo del trabajo aportó un sinfín de grandes mamotretos de la computación que precisaban de una habitación propia para albergarlos y, a menudo, un sistema de aire acondicionado para su correcto funcionamiento del que no siempre disfrutaban los trabajadores de la compañía avanzada a su tiempo. Los discos duros tenían el aspecto del disco de oro de una estrella del rock y la capacidad de trabajo apenas superaba la de una pequeña calculadora. Los contables aceptaban a regañadientes la inclusión de esas máquinas diabólicas pero, por si las moscas, continuaban asentando sus números en las fiables libretas de papel pautado de toda la vida.

ibm system 360 mainframe computer

El popular ordenador IBM 360 se impuso durante varios años como la computadora de las grandes compañías.

La historia de la informática es tan vertiginosa que no puede medirse por generaciones ya que se ha pasado de los albores a la madurez en poco más de cincuenta años. La evolución de estos equipos, desde los entrañables monstruos repletos de válvulas y transistores a los actuales laptops, dura el equivalente a un suspiro en la historia de las civilizaciones. La gente joven conserva videoconsolas de su infancia como un tesoro pretecnológico que forma parte de su añorada adolescencia.

No existe un consenso claro entre los historiadores sobre cuáles fueron los primeros equipos informáticos. Inevitablemente surgen imágenes de máquinas monstruosas como el Eniac y el Colossus. El Eniac pesaba más de 30 toneladas. Para trabajar con él, los operarios tenían que manipular 6.000 interruptores manuales. En 1946 era un gigante con menos capacidad que la más pobre de las calculadoras actuales. Fue entonces cuando John von Neumann planteó que todas esas pesadas operaciones manuales se podrían evitar si se almacenaban las instrucciones en una memoria. El ordenador moderno nació cuando se logra poner en práctica esa teoría.

102667576-UNIVAC-0006-2

La Univac (1951) era una computadora que pesaba 7.250 kg, estaba compuesta por 5000 tubos de vacío, y podía ejecutar unos 1000 cálculos por segundo. Fue la primera computadora diseñada para uso en administración y negocios y competía directamente con las máquinas de tarjeta perforada de IBM

En esta historia repleta de máquinas como armarios y visionarios audaces que no se atrevían a soñar lo que ha llegado a ser la informática, aparecen muchos nombres propios pero resulta difícil personalizar los grandes avances. La figura de Alain Turing se impone en esta narración, ya que se le considera uno de los padres de la ciencia de la computación y precursor de la informática moderna. Proporcionó una influyente formalización de los conceptos de algoritmo y computación: la máquina de Turing.

Durante la segunda guerra mundial, consiguió descifrar los complejos códigos nazis, particularmente los de la máquina Enigma, y durante un tiempo fue el director de la sección Naval Enigma de Bletchley Park. Muchos historiadores consideran que su trabajo acortó la duración de esa guerra entre dos y cuatro años. La película de 2014 “The imitation game” protagonizada por Benedict Cumberbacht (ver imagen superior) narraba las vicisitudes de su equipo en este periodo.

Tras la guerra, diseñó uno de los primeros computadores electrónicos programables digitales en el Laboratorio Nacional de Física del Reino Unido y, poco tiempo después, construyó otra de las primeras máquinas en la Universidad de Mánchester. Lamentablemente, Turing fue procesado por homosexualidad en 1952 y murió al cabo de dos años.

El camino de la moderna informática ya estaba abierto. El primer circuito integrado se inventó en 1959 y permitió incrementar la capacidad de las máquinas reduciendo su volumen. IBM aprovechó su ventaja inicial en las grandes máquinas de cálculo y comenzó la fabricación en serie de su famosa serie 360, destinada a la administración y a las grandes empresas, que pagaban verdaderas fortunas por poseerlo. El IBM 360 fue uno de los primeros ordenadores comerciales que usó circuitos integrados, y podía realizar análisis numéricos además de favorecer la administración o procesamiento de archivos.

IBM creció de forma extraordinaria en los años sesenta con la fabricación e instalación de sus equipos pensados para grandes corporaciones. Pero no supo intuir el potencial mercado de pequeños ordenadores personales y del software. Apple, Microsoft e Intel estaban ahí y entendieron la relevancia que podían adquirir estos equipos aplicados al uso doméstico. Con la llegada de los microprocesadores con chips de silicio y la popularización de los ordenadores personales, los viejos dinosaurios electrónicos se extinguieron y pasaron directamente a los Museos.

TEXTO MARCEL BENEDITO  
FOTOS COMPUTER HISTORY MUSEUM, BLACK BEAR PICTURES.
¿Quieres compartir?Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Tecnología Qui: no más enchufes

sedus se wall

En algunos programas de mesas como el Se-Wall, Sedus anuncia la incoporación de dispotitivos de carga inalámbrica por tecnología Qi.

La carga inalámbrica ofrece ventajas claras para los usuarios: basta con dejar reposar el smartphone sobre una superficie adecuada para olvidar los molestos cables. Esta tecnología de carga por inducción, cuya opción más conocida es el estándar Qi, permite mejorar una superficie de trabajo o mesa de reuniones con el aliciente del cargador sin cables.

El Consorcio Wireless Power, que desarrolló este estándar, eligió la marca Qi (pronunciada “chee”) para referirse al concepto de flujo de energía en la medicina tradicional china. La recarga por inducción no usa cables, pero exige tener el smartphone sobre una base para que se transfiera la carga a través de ondas magnéticas. Algunas bases permiten separar el teléfono o la tablet ligeramente para usarlo, no a mucha distancia, sin que deje de cargar.

En el mundo de los móviles, la carga inalámbrica se ha convertido en algo común para muchos fabricantes. La mayoría usan el estándar Qi, pero hay otros que usan Powermant, PMA o A4WP. No existe un sólo estándar para cargar dispositivos de forma inalámbrica ya que se trata de una tecnología muy reciente.

Algunos fabricantes de mobiliario de oficina, como es el caso de Sedus, presentaron el equipo de carga Qi en la mayoría de los modelos de mesas que exponían en la última edición de Orgatec. Estas estaciones de carga funcionan incluso bajo el chapado del tablero de la mesas, lo que permite integrarlas elegantemente en el equipamiento de conferencia más representativo. La estación de carga se activa únicamente cuando se coloca encima un aparato compatible que necesita cargarse. Los aparatos pasan al modo de espera tan pronto como tienen la batería llena.

Selja Ikea Tecnologia Qi

También la multinacional Ikea ha incorporado estaciones Qi a algunos de sus modelos de mesitas de noche y lámparas de mesa, lo que demuestra el interés popular por esta tecnología.

CÓMO FUNCIONA EL CARGADOR INALÁMBRICO

Los cargadores con estándar Qi usan dos opciones técnicas. La primera funciona a base de inducción magnética (como las placas de cocina) que necesita que el dispositivo esté siempre en contacto con el cargador. Usa dos bobinas, una que transmite y otra que recibe. Ambas generan un campo magnético que transfiere la carga para que llegue a la receptora. Para que este campo se mantenga activo ambas bobinas deben estar en contacto una con la otra.

Los que usan recarga por resonancia permiten que el dispositivo se separe del cargador pero que se mantenga cerca para que siga cargando. Una transmisión más libre que logra que el dispositivo esté a una distancia que puede ser de 5 a 40 mm , lo que aún es muy poco, pero es mejor que nada.

La carga por inducción se puede considerar  una opción “verde” porque reduce la demanda de cables, hace que los gadgets sean más duraderos y reduce la renovación frecuente de baterías. No habrá que usar más cables molestos, aunque la base que proporciona la electricidad wireless no puede prescindir de ellos. La durabilidad de las baterías será mayor porque no se conectan y desconectan a su fuente de energía, lo que causa daños y desgaste.

TEXTO: MARCO BRIONI

 

 

¿Quieres compartir?Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn