La compañía de entretenimiento digital Playster encarga al estudio ACDF el diseño de su nueva oficina en Montreal, quien ha confiado en el poder del diseño y el color para transformar el lugar, al tiempo que conserva gran parte de las paredes existentes del desarrollo anterior.

ACDF Playster

Playster es una empresa joven y de rápido crecimiento que ofrece un servicio de entretenimiento global por suscripción, con oficinas en Nueva York y Los Ángeles. ACDF Architecture recibió el encargo de diseñar su sede en Peel Street, en el centro de Montreal. Aprovechando al máximo la configuración original –una torre de oficinas construida en la década de 1980– los arquitectos utilizan las paredes existentes para crear una variedad de vibrantes espacios privados, ahorrando así recursos y dinero. Para darles a sus clientes un entorno adecuado para la alta energía y creatividad de la compañía, los arquitectos desarrollaron un diseño de concepto contemporáneo abierto, resaltado por un juego inteligente de colores brillantes y superficies blancas.

ACDF Playster ACDF Playster

El espacio de unos 1700 m2 ha sido reinterpretado gracias al sorprendente esquema de colores vibrantes. Los colores colocados planos en las paredes, la alfombra y las divisiones de vidrio producen un fuerte impacto visual además de recordar los del logotipo de Playster.

La declinación de tonos define diferentes zonas que se suceden en un movimiento fluido, evolucionando según los matices. Los colores favorecen así las agrupaciones en el espacio abierto y cultivan un sentido de pertenencia entre los empleados, como si cada equipo se pudiera definir mediante un color.

 

 

ACDF Playster

El lugar imaginado por ACDF puede, por lo tanto, ser modelado libremente por sus ocupantes: es propicio para trabajar en grupos más pequeños y al mismo tiempo estimula la cordialidad, la colaboración y la creatividad permitidas por los espacios abiertos.

ACDF Playster

La fuerte identidad de las áreas coloreadas se equilibra con un corredor blanco y sobrio al que se alinean las salas de trabajo. Al igual que una espina dorsal, este pasaje neutro sirve como una articulación para las secciones coloreadas uniéndolas entre sí. También funciona como un lugar donde se puede recuperar la calma, en contraste con el frenesí que impulsa las instalaciones de la compañía.

ACDF Playster

El pasaje está salpicado por paredes de vinilo que invitan a los profesionales de Playster a usarlas para reunirse y conversar informalmente. Este espacio ofrece un descanso en el ritmo del trabajo y participa activamente en la vida social de los empleados.

ACDF Playster

Al volver a desarrollar las oficinas de Playster, ACDF ha promovido la práctica responsable, tanto en términos medioambientales como presupuestarios. Las intervenciones son el resultado de un análisis cuidadoso del potencial de los lugares para aprovechar al máximo su configuración previa. En esta perspectiva, los componentes del lugar de origen han sido recuperados y completamente rediseñados.

ACDF Playster

Los espacios, una vez fragmentados, se comunican entre sí y los espacios abiertos se estructuran a través de la combinación ingeniosa de colores brillantes y blancos. Playster, ahora, disfruta de un lugar energizante y flexible donde la seriedad del trabajo se codea con la espontaneidad de las reuniones entre colegas.

FOTOGRAFÍA ADRIEN WILLIAMS
TEXTO ALEX CIENFUEGOS