Ali Ganjavian, responsable de Studio Banana y, en concreto de la dirección del proyecto McCann Worldgroup Madrid, nos explica en esta entrevista cómo abordar el proyecto de una agencia de creativos con su misma esencia conceptual: la creatividad.

¿Cómo se aborda con el equipo del cliente el proyecto de la nueva sede de McCann Worldgroup en Madrid?

En primer lugar, es importante entender que tratamos con una familia, y a partir de aquí, identificar los diferentes roles de cada uno. A quién afectará en mayor grado nuestra respuesta, y cómo lo hará. Necesitamos entender sus comportamientos, sus ritmos y, principalmente, las dinámicas de sus relaciones, ya que el espacio actuará como agente determinante para habilitarlas o inhabilitarlas.

¿La propuesta del espacio realizada por Studio Banana sufrió modificaciones tras la primera versión presentada?

El proyecto está en cambio constante hasta el momento de la entrega, y sigue cambiando incluso después de ser entregado. Las modificaciones pueden variar desde la escala, al tipo de actividades, en incluso la disposición de los equipos. Siempre ha de haber cambios, de lo contrario no sería un proyecto vivo.

¿La tensión entre espacios abiertos y cerrados es premeditada?

Como decíamos antes, cada familia tiene sus propias particularidades, y son éstas las que dan pie a la respuesta. Cada espacio, ya sea abierto o cerrado, responde a unas necesidades concretas, y cómo se relacionan entre ellos es una cuestión de flujos, de las propias dinámicas de sus habitantes.

McCan Worldgroup Madrid

En todo hogar es necesario tener lugares de concentración y aislamiento, pero también de encuentro y comunicación. Y en esta familia en concreto, rápidamente percibimos una gran variedad de perfiles y comportamientos, además de una gran demanda de espacios con alto nivel de intercambio o polinización. Del mismo modo que, en un restaurante, las necesidades de diseño no deben atender únicamente a los procesos de trabajo del chef, sino a los de muchos otros agentes, la variedad de necesidades que encontramos en esta comunidad fue lo que nos llevó a una solución en que cada proceso se relaciona con unos recursos concretos.

¿La colonización de las oficinas por parte de los creativos coincide con vuestras previsiones?

No sólo coincide con nuestras previsiones, sino que las ha excedido. Todos los miembros de la agencia, desde los perfiles creativos a los de gestión, han poblado el espacio desde el primer día, haciéndolo suyo. A día de hoy, los espacios comunes están realmente vivos y son utilizados para muchos más tipos de actividades de las que habríamos podido imaginar, desde las previsibles reuniones informales hasta sesiones de fotos para medios. Incluso eventos más personales, como puede ser la celebración de un cumpleaños.

McCan Worldgroup Madrid

¿Alguna conclusión tras la experiencia de este proyecto?

Tanto en el proceso de diseño como a posteriori, en este proyecto concreto fue evidente la importancia de generar un sistema flexible, capaz de absorber cambios de escala, proporción, etc. Igual que las familias se transforman constantemente, la arquitectura tiene que ser capaz de responder a estos cambios, de encogerse, expandirse y escalarse en función de las necesidades de cada momento.

Por otra parte, fue muy relevante para Studio Banana la fluidez de la comunicación con el cliente, su equipo, los equipos de los equipos… A la hora de enfrentarnos a cambios, es mucho más fácil acogerlos de manera natural cuando hemos estado involucrados en el proceso que cuando nos son impuestos desde fuera. Por esto, el gran apoyo que ofrecieron Félix Vicente (presidente de McCann Worldgroup España) y Vicky Nieto (directora de Desarrollo Corporativo y adjunta al presidente) para facilitar este intercambio con todos los implicados fue clave a la hora de dar forma a la propuesta. Gracias a esto, el proyecto responde no sólo a los deseos de un interlocutor, sino a los de toda la organización.

 

ENTREVISTA: MARCO BRIONI
FOTOGRAFIA RUBÉN BESCOS