El estudio de arquitectura holandés MVRDV acometió la renovación de sus nuevas oficinas en el interior de un complejo de oficinas emblemático, ocupando 2.400 m2, dispuestos para 150 espacios de trabajo. En su origen, la idea era capturar y mejorar el ADN de lo que ahora se llama la Casa MVRDV. Jacob van Rijs, cofundador del estudio, nos explica en estas declaraciones, el espíritu del espacio de trabajo renovado de su firma.

MVRDV

“La familia de MVRDV, en plena expansión, necesitaba una nueva casa; así que esto es exactamente lo que tratamos de capturar en nuestro espacio de trabajo, todo lo que requiere la atmósfera de un hogar: una sala de estar, un comedor, un sofá, una cocina, para que todos los miembros se puedan sentar juntos”.

 

“Esta ha sido una oportunidad para apreciar cómo trabajamos y funcionamos como oficina. Diseñamos nuevos espacios que impulsan nuestros métodos de trabajo y producción; espacios eficientes que mejoran las formas colaborativas”. Nos comenta  Jacob van Rijs.

 MVRDV

“Para nosotros, tiene mucho sentido formar parte del edificio Het Industriegebouw como parte de esa comunidad. Aquí compartimos un espacio de trabajo que podría permitir el crecimiento futuro y flexible y la colaboración entre empresas, tal como se prevé en el diseño original”.

 

“Desde casi todos los puntos de la oficina se puede ver a otras personas dentro del espacio. Los propios espacios de trabajo esperan engendrar una atmósfera colectiva. Las mesas hechas a medida se diseñaron para equipos completos como una unidad grande sin patas o las paredes divisorias que aparecen en el camino”. Señala Jacob van Rijs.

Fotografía: Barbra Verbij.