Sencillez, escala humana, tecnología y sostenibilidad definen la sede corporativa de BBVA en Madrid, diseñada por el premiado estudio suizo Herzog & de Meuron. Los autores se han inspirado en las ciudades del pasado, “las que funcionan y están hechas por la gente”. Proyectan un moderno campus en el que la arquitectura y la tecnología se ponen al servicio de las personas.

BBVA Madrid, Herzog & Demeuron

La nueva sede de BBVA se encuentra en la periferia norte de Madrid. El terreno se enfrenta a la carretera y está rodeado de oficinas de nueva construcción, edificios comerciales y desarrollos residenciales. Cuando el banco adquirió el espacio, ocho edificios de oficinas sin terminar ocuparon una parte sustancial del terreno. La mayor parte de los edificios existentes se incorporaron al nuevo desarrollo.

BBVA Madrid, Herzog & Demeuron

Una estructura lineal de edificios de tres pisos, con patios, pasajes y jardines irrigados, se extiende sobre el sitio que tiene una pendiente considerable, como una alfombra, análoga a un jardín árabe. Herzog & de Meuron deciden «internalizar» el complejo, diseñarlo de manera única para las necesidades internas de BBVA, dado que el entorno no tenía mucha identidad. Simplemente, no había mucho con qué relacionarse.

Subir escaleras

El proyecto de poca altura fomenta la comunicación: en lugar de tomar ascensores, las personas suben las escaleras para practicar el intercambio informal. La transparencia visual maximizada proporciona a todos una visión y genera un sentido de comunidad; mientras que las unidades relativamente pequeñas permiten que los empleados se identifiquen con su grupo de trabajo particular.

BBVA Madrid, Herzog & Demeuron

La nueva sede está diseñada para seis mil personas. Tanto el sitio como la escala del desarrollo desafiaron a los arquitectos a encontrar una solución radical. Se decide crear un oasis que mira hacia adentro en este paisaje urbano por lo demás anónimo, un lugar que establece un equilibrio entre lo natural y lo construido y que funciona como una pequeña ciudad y un gran jardín.

Los edificios existentes se modifican para vincularse con las nuevas estructuras y para crear oficinas y jardines de linealidad y escala similares. Se cortan o rellenan para integrarse en el «tejido» general.

BBVA Madrid, Herzog & Demeuron

Un tipo de arquitectura sureña

Ésta es una arquitectura en bruto, donde la estructura se expresa de forma prominentemente. El diseño está influido por las condiciones solares que, en última instancia, se traduce en un tipo de arquitectura típica del sur. A lo largo de los jardines y calles interiores, más bien estrechos. Las columnas de hormigón y losas en voladizo proporcionan sombra para evitar el sol excesivo, lo que reduce la demanda de aire acondicionado. La altura total y el acristalamiento empotrado proporcionan buenas condiciones de luz diurna en las oficinas para minimizar la iluminación artificial.

BBVA Madrid, Herzog & Demeuron

A lo largo de la periferia del complejo, se desarrollan brise-soleils que se fijan entre las losas del piso. A diferencia de las siluetas modernas, éstas se recortan en la parte inferior en ángulo para proporcionar más visión y luz diurna donde se necesita menos protección. Lo que resulta en un elemento figurativo que varía en dirección y tamaño según el ángulo solar y el programa. El terreno inclinado crea otra secuencia de formas sutil pero influyente en la fachada a medida que las brise-soleils se ajustan en altura.

BBVA Madrid, Herzog & Demeuron

La plaza se superpone a la alfombra del terreno y, luego, se levanta como si esta masa se inclinara hacia arriba para convertirse en una torre de formas redondas y muy delgada que define el edificio BBVA en el horizonte.

BBVA Madrid, Herzog & Demeuron

Alrededor de la Vela

El complejo de 114.000 metros cuadrados se vertebra alrededor de La Vela, la torre circular de diecinueve plantas que ya se ha convertido en un nuevo icono del skyline de Madrid. En contraste con las oficinas de poca altura, la torre ofrece otro tipo de espacio de trabajo, con vistas a la ciudad y a las montañas. La plaza está plantada con cientos de árboles y rodeada de varias instalaciones comunitarias. Juntas, la plaza y la torre, proporcionan orientación a todo el complejo.

BBVA Madrid, Herzog & Demeuron

A su alrededor, y conectados entre sí por un anillo peatonal que recorre la circunferencia de la plaza, se sitúan siete edificios bajos. Las calles adoquinadas –cubiertas por toldos y plantas colgantes en verano– están salpicadas de jardines, patios y acequias como en cualquier ciudad del Sur de Europa.

BBVA Madrid, Herzog & Demeuron
El mobiliario de las Salas de Tesorería del BBVA ha sido diseñado e implementado por Gesab.

En la Ciudad BBVA no hay despachos. Los empleados trabajan en planta abierta y cuentan con numerosos espacios para reuniones. Se busca con ello acelerar la transformación digital del banco a través del intercambio de conocimiento, la innovación y la agilidad en la toma de decisiones.

BBVA Madrid, Herzog & Demeuron

Además, los restaurantes y cafeterías están equipados con wifi, para que se puedan usar como lugares de encuentro y de reunión informal. La utilización del entorno colaborativo de Google y las aplicaciones móviles desarrolladas por BBVA permiten que el puesto de trabajo ya no sea un espacio concreto, sino un conjunto de posibilidades entre las que elegir el mejor lugar para trabajar en cada momento.

La Ciudad BBVA cuenta, además, con una amplia oferta de servicios que incluye escuela infantil, centro deportivo y de fisioterapia, piscinas, cafeterías, restaurantes y zona comercial.

FICHA TÉCNICA:

Sede de BBVA Madrid Banco Bilbao Vizcaya Argentaria 
Arquitectura: Herzog & de Meuron Jacques Herzog, Pierre de Meuron, Christine Binswanger, David Koch.
Equipo de proyecto: Nuno Ravara, Miquel Rodríguez, Stefan Goeddertz, Benito Blanco, Alexander Franz, Mónica Ors, Thomas de Vries, Alexa Nürnberger, Xavier Molina, Enrique Peláez, Nuria Tejerina, Manuel Villanueva, Ainoa Prats.
Supervisión externa: Virgilio Gutiérrez, Xavier Molina.
Arquitectos ejecutivos: CBRE FM Arquitectos, Ortiz y León Arquitectos. Ingeniería: Arup UK, Arup Madrid, Grupo JG, Estudio PVI.
Centro de control: Gesab.
Paisajismo: Vogt, Benavides Laperche, Phares.
Diseño urbano: Ezquiaga.
Design Project Management: Drees & Sommer, Integral.
Project Management: Hill International.
Acústica: Estudi Acústic Higini Arau.
Lighting Consultant: Arup, Estudio PVI.
Ascensores: Thyssen
FOTOGRAFÍA RUBÉN P. BESCÓS
TEXTO VAN VILALLONGA