Para renovar sus propias oficinas en Róterdam, el estudio de arquitectos MVRDV acondiciona unas amplias y luminosas naves. Abre los espacios, establece un código cromático para las salas a modo de casa de muñecas. Y se rodea de elementos de uso residencial para que sus empleados se sientan como en casa.

MVRDV

El estudio de arquitectura holandés MVRDV acometió la renovación de sus nuevas oficinas en el interior de un complejo de oficinas emblemático, ocupando 2.400 m2, dispuestos para 150 espacios de trabajo. En su origen, la idea era capturar y mejorar el ADN de lo que ahora se llama la Casa MVRDV.

El nuevo espacio se basa en la experiencia adquirida en oficinas anteriores, aprende de anteriores rutinas, de cómo el equipo habitó y trabajó en el edificio anterior y traduce toda esta información a espacios nuevos, más cómodos y productivos.

MVRDV

La gran sala familiar a la que se accede desde la calle se convierte en la pieza central para interacción social de las nuevas oficinas. Destacan aquí tres elementos extra grandes que están inspirados en el universo de la casa: el sofá, la mesa y el jardín vegetal. Estos tres elementos están representados por una gran tribuna con una pantalla de proyección desplegable. Acoge conferencias, presentaciones o fútbol; la larga mesa del almuerzo, alrededor de la cual la oficina se reúne todos los días.

La recepción

Y una enorme maceta truncada, a modo de mostrador, que tiene en su centro el equipo de recepción de MVRDV. De forma simbólica, la recepción de las oficinas se reviste con una atmósfera residencial cálida que se transmite al resto de espacios.

MVRDV

Después de este área común, se encuentra la zona denominada The Atelier. Pensada para los equipos de proyecto y que ocupa la mayor parte del espacio central, además de ser ligera y silenciosa. Una pared acristalada, cubierta con garabatos y diagramas de trabajo, separa el atelier de la sala de estar que se extiende a través del centro, abarcando tres de los cinco arcos principales del complejo.

MVRDV

Las salas de reuniones

Frente a esto, como una sección a través de una casa de muñecas, se encuentran las salas de reuniones audaces y multicolores. Cada una tiene su propio tema y mobiliario específico para diferentes formas de reunión.

Drawing Room con paredes de pizarra para talleres. Board Room en azul oscuro para reuniones formales más grandes.  Lounge con sillas bajas para conversaciones en privado, sala de lectura de color marrón y atmósfera íntima. Y, finalmente, The Game Room para jugar o celebrar reuniones informales en la mesa de pin pon. Y el complejo cuenta con otras salas monocromas especiales en MVRDV.

MVRDV

Los segmentos de cinco arcos de las oficinas de MVRDV se han mejorado, las áreas previamente cerradas se abrieron y se reemplazaron con paredes acristaladas. Desde casi todos los puntos de la oficina se puede ver a otras personas dentro del espacio. Los propios espacios de trabajo esperan engendrar una atmósfera colectiva. Las mesas hechas a medida se diseñaron para equipos completos como una unidad grande sin patas o las paredes divisorias que aparecen en el camino.

MVRDV

La actitud creativa del trabajo se refleja, además, en algunas características específicas. A diferencia del resto de la oficina que disfruta de habitaciones llenas de luz y vistas diáfanas, los directivos pueden escoger su espacio en un rincón más íntimo. En la planta baja cerca de la impresora y la esquina del café, cuando precisan estar fuera del resto del equipo de MVRDV. Inodoros neutros en términos de género. Una pared con fotos familiares y una mesa comunal de treinta metros de largo son muestras del sólido tejido social de esta empresa.

El complejo que alberga las nuevas oficinas de MVRDV, Het Industriegebouw, es, en sí mismo, una gran comunidad de industrias creativas, técnicas y empresariales. Todo tiene cabida allí, desde pequeñas empresas de nueva creación hasta grandes firmas de diseño. Los cafés y restaurantes pop-up permiten que los usuarios del edificio se reúnan con facilidad. Algo que mejorará una vez que MVRDV diseñe el jardín común a todo el complejo.

La historia

El edificio fue proyectado originalmente por el arquitecto de la posguerra holandés Hugh Maaskant en 1952, quien también diseñó otros edificios emblemáticos de la ciudad como el Groot Handelsgebouw, recientemente intervenido por MVRDV y el Hotel Hilton.

 

FOTOGRAFÍA  OSSIP VAN DUIVENBODE
TEXTO VAN VILALLONGA