El diseño interior creativo, colorista y económico de la nueva sede de la compañía de energía sostenible Eneco en Rotterdam, proyectada por Hofman Dujardin Architects en colaboración con Fokkema & Partners, satisface dos de los principios clave de la empresa: la sostenibilidad y la salud de los empleados. Ascensores, abstenerse.

Eneco rotterdam Hofman Dujardin Architects

 

Vamos a conocer Eneco Rotterdam

La firma de Ámsterdam Hofman Dujardin Architects, en colaboración con Fokkema & Partners, ha jugado un papel importante al ayudar a la empresa de energía sostenible Eneco Rotterdam a practicar lo que predica. Han diseñado los interiores del edificio de su sede en Rotterdam, que ha experimentado una revolución para crear el entorno de trabajo perfecto, con energía solar, luz natural y oxígeno de la vegetación interna, haciéndose eco de la visión de sustentabilidad de Eneco. El nuevo edificio es también el ejemplo perfecto de cómo un diseño de oficina inteligente y eficiente puede ofrecer a los empleados la posibilidad de trabajar de manera flexible en un entorno dinámico, abierto, sostenible y saludable.

Eneco rotterdam Hofman Dujardin Architects

La oficina de catorce pisos y 25.000 m2 está operativa desde hace unos meses, y los empleados disfrutan de uno de los mejores espacios de trabajo en Europa. El corazón del edificio es un atrio central rodeado por un centro de reuniones lleno de luz con un espacio de recepción, salas de reuniones, áreas de trabajo, de reuniones informales, salones, un restaurante, un mostrador de servicios y un auditorio. Los colectores de sol en la fachada sur y en el techo rastrean el sol durante todo el día, absorbiendo la cantidad máxima de energía solar.

Eneco rotterdam Hofman Dujardin Architects

Las áreas de trabajo y reunión están diseñadas para ser islas energéticas que flotan en un piso de terrazo de color blanco claro, por lo demás tranquilo. Algunas islas son espacios abiertos y otras están cerradas por una cuestión de privacidad, pero todas se ejecutan con colores y materiales vibrantes. Los de la planta baja son de color rojo, violeta y naranja, mientras que los del primer piso están en diferentes tonos verdosos –salas de reunión– y azules –espacios de trabajo–. Los empleados se sienten atraídos por estas coloridas islas en el piso blanco y "aterrizan" sobre ellas para emprender el trabajo y mantener conversaciones. La diversidad de colores y materiales en las islas de trabajo no sólo es animada y acogedora, sino que les da a los diferentes espacios identidades y atmósferas específicas que permiten a las personas orientarse mejor en la oficina.

Eneco rotterdam Hofman Dujardin Architects

Al llegar al hall de entrada, los visitantes son acompañados por recepcionistas a uno de los tres mostradores de recepción, haciéndoles sentir que están llegando a un hotel de cinco estrellas en lugar de a un edificio de oficinas. Esta innovadora pieza de diseño interior refleja un nuevo concepto de hospitalidad que se adapta al enfoque de Eneco hacia las personas.

Desde la entrada, los empleados y visitantes tienen una vista clara de la barra de la cafetería ubicada en el centro, otra isla pero diseñada no tanto por el color sino por los relajantes pisos y mesas de roble claro, que la convierte en un destino cálido y acogedor. Desde allí, pueden mirar hacia arriba a través del atrio lleno de luz y alrededor de la planta baja, orientándose. También desde aquí pueden tomar una de las tres escaleras espectaculares y acogedoras que conducen al primer piso.

Eneco rotterdam Hofman Dujardin Architects

La isla de reunión de la planta baja tiene alfombras rojas, moradas, beige y naranja, exuberantes y vibrantes, sillas igualmente coloridas y, como contraste relajante, sutiles mesas de roble. Para aumentar aún más la diversidad del diseño, las alfombras de color beige están decoradas con mesas y sillas blancas, y toda la experiencia se ve reforzada por la iluminación que resalta los ricos matices y texturas del espacio.

También en la planta baja, está el restaurante. Con un techo oscuro, un piso de terrazo oscuro y bancos oscuros de cuarzo, el único color brillante en este espacio es la comida misma. Para aquellos que prefieren un asiento junto a la ventana para su almuerzo, hay grupos de mesas blancas y sillas en un suelo de terrazo blanco brillante junto al núcleo negro del restaurante. La blancura brillante refleja la cantidad máxima de luz de día, por lo que el restaurante de Eneco Rotterdam está lleno de luz natural.

Eneco roterdam Hofman Dujardin Architects

Los empleados pueden llegar al primer piso a través de cualquiera de las tres nuevas y espectaculares escaleras en el atrio. De hecho, el ingenioso diseño interior del edificio y la naturaleza generosa de las escaleras alientan a las personas a subirlas y quemar una o dos calorías en lugar de optar por la opción más perezosa del ascensor.

La apertura del primer piso mantiene a los empleados en contacto con el espacioso atrio central y la vibrante cafetería de abajo. El centro de reuniones está diseñado con una variedad de tonos verdes que adornan los salones, las áreas de reuniones informales, las salas de reuniones transparentes y las áreas de trabajo. Las extensiones de las escaleras llegan a un área de servicio que cuenta con un mostrador de recepción, un área de biblioteca y una mesa de lectura.

Eneco rotterdan Hofman Dujardin ArchitectsEneco rotterdam Hofman Dujardin Architects

Cruzando, una vez más, las extensiones de escaleras pero, todavía, en el primer piso, los empleados alcanzan un espacio abierto con islas azules y turquesas con más salones y áreas de trabajo, y pequeñas salas de reuniones con muebles de variada procedencia. Detrás, se encuentra el auditorio, diseñado con tonos deliberadamente oscuros para crear un espacio tranquilo e íntimo para presentaciones.

Al menos 2.100 empleados que solían trabajar en seis lugares diferentes se han reunido para trabajar en este increíble edificio, reduciendo los viajes entre las oficinas antiguas y con ello la huella de carbono. Se calcula que la totalidad de los empleados nunca está presente a la vez, debido a enfermedad, viajes de trabajo o vacaciones, por lo que solo 1.500 mesas de trabajo se han dispuesto para servir a la fuerza de trabajo diaria flexible, haciendo que el espacio ocupado sea altamente eficiente.

La sede de Eneco Rotterdam ofrece a los empleados una gran diversidad de entornos de trabajo, desde escritorios estándar hasta cubículos, salas de concentración (donde una persona puede trabajar en silencio), bancos de trabajo para trabajo individual, y mesas de equipo, salas de reuniones y áreas de reuniones informales para la productividad colectiva. Los pisos están diseñados para que haya un equilibrio entre lo abierto y lo cerrado, lo privado y lo público y lo silencioso y lo dinámico. Un entorno de trabajo flexible sin estar sujeto a un solo escritorio. Esto reduce la monotonía del entorno de la oficina y maximiza la creatividad y el potencial de pensamiento innovador. No solo se alienta a los empleados a mantenerse en forma subiendo escaleras, sino que también se sienten tentados a ir al trabajo en bicicleta instalando un conjunto de duchas de última generación.

FOTOGRAFÍA MATTHIJS VAN ROON
TEXTO MATTHEW BRACE